En la punta de la lengua, memorias para ser contadas: Carmen Arroyo